martes, 17 de septiembre de 2013

¿QUÉ PASA CON ESPAÑA?

Hoy me van a permitir los lectores un pequeño kit kat, un off topic en mi blog, no tanto por la temática que sigue siendo el baloncesto, sino más que nada porque no se trata de baloncesto colegial, o quizás en el fondo...puede que tenga algo que ver con ello.

Y me voy a animar con ello porque dicen que hay cosas que son mejor expresarlas que tragárselas con lo cual, y sabiendo que tampoco me lee mucha gente, quiero dar mi particular visión de lo que estoy viendo de nuestra selección en el reciente Europeo de Eslovenia, y por supuesto, este post lo origina la humillante derrota de esta tarde ante Italia.

Cuando en una casa falla lo más básico que son los cimientos, se viene abajo. No seré yo el que le dore la píldora a Scariolo, al contrario, ha entrenado a una selección que jugaba sola y en su favor diré que al menos sabía gestionar al grupo, o mejor dicho, a los de más peso del grupo. Con eso consiguió gestas que vamos a tardar tiempo en revivir. Pero qué narices, con Pau, Ibaka, Felipe y Navarro, yo creo que es más fácil quedar campeón que con la plantilla que tiene Orenga.

LA FALTA DE CRITERIO DE ORENGA:

Pero no quiero disculpar a nuestro Juan Antonio a pesar de que soy partidario de que cada plantilla necesita un tipo de entrenador, y concretamente los 12 jugadores que nos representan en Ljubljana NO necesitan un perfil como el del actual seleccionador, básicamente porque no es capaz de pegar una voz a nadie, ni de arengar a los jugadores, ni de transmitir nada. Un grupo que no sabe luchar, que no sabe morder cada partido, un grupo de robots incapaces de leer más allá de lo que su entrenador les ha pasado en powerpoint.

Así, creo que hay varias cosas a destacar de manera negativa del actual seleccionador:

  • Jugadores fuera de posición: es triste tener que ver como el mejor, o uno de los mejores jugadores de este Europeo juega en una posición que no es la suya. Bautizado por muchos como el mejor pivot de la NBA, le estoy viendo jugar de cualquier cosa menos de center. Está claro que Marc Gasol es un cinco versátil por su gran capacidad de pase, su buena mano, y su agilidad para su altura/corpulencia, pero creo que la versatilidad ha de ser utilizada de manera secundaria cuando no funciona tu valía principal que es la de jugar cerca del aro. Con Marc alejado siempre del mismo, los espacios para los exteriores son menores, sobretodo en los tiros donde hasta el pivot llega a molestar; la mayoría de los tiros de Marc son de media distancia y los que son de cerca son de gancho mal tirado por jugarse 1c1 de cara en vez de hacerlo como los pivots de toda la vida, de espaldas. Perdemos además agresividad en el rebote ofensivo y el mediano de los Gasol acaba reventado de tanto minuto y mamporros recibidos. La misma argumentación podría seguir con Calderón, un BASE que debe ser el titular del equipo en cuanto a dirección y jugando con un escolta como Llull o San Eme, incluso si me apuras, con Rudy de 2 y un tres como Mumbrú (no soy muy partidario de esta opción, pero la veo más lógica que ver a Calde de dos). 
  • Incompatibilidad de determinados jugadores: nunca llegaré a entender ese criterio de algún entrenador como pasa con nuestro seleccionador, de pensar que: o pongo a un jugador, o pongo a otro, nunca a los 2 a la vez. Esta situación pasa por ejemplo con Xavi Rey y Marc, nunca juntos en cancha. ¿Por qué? ya que sacas a Gasol de su posición, puede ser buena idea poner a Rey a la vez para jugar cerca el aro. Lo veo más lógico que ver a Ricky y Calde a la vez, y ya no digamos que Ricky, Calde y Sergio a la vez, como nos deleitó hoy en la jugada en la que Datome forzó la prorroga. Ejemplos como este hay infinitos. 
  • Discurso incongruente: La falta de personalidad e Orenga es tan plausible que cada día que pasa sigue poniéndose en evidencia. Todos recordamos sus declaraciones tras la derrota ante Grecia justificando el por qué dejó a Marc en cancha cuando cometió la segunda falta. Textualmente dijo: "es algo que volvería a hacer ya que lo tengo hablado con el jugador". Pero qué te va a decir el jugador Señor Juan Antonio, si lo que quiere es jugar. ¿No se da cuenta usted que el que manda es el entrenador, no el jugador? ¿No se da cuenta usted que el que pita las faltas es el árbitro? ¿Y no se da cuenta usted que los de enfrente también juegan y no son tontos? Lo más gracioso es que justifica su decisión en vez de entonar el mea culpa, dice que lo volvería a hacer, y en el siguiente encuentro ante Finlandia se vuelve a repetir la situación y Marc comete la segunda personal de manera temprana. Sin embargo Orenga le sienta. ¿Qué piensa que somos tontos los aficionados? ¿Se está riendo de nosotros? Pero si 48 horas antes había dicho que lo dejaría en cancha como hizo contra Grecia. Por tanto, aunque el discurso sea incongruente, sígalo hasta el final y morirá con las botas puestas, y no como un tuercebotas.
  • Falta de agresividad: Esto en parte es culpa de los jugadores, pero creo que un entrenador a estos niveles tiene que tener la capacidad para encender a sus jugadores, saber tocar la tecla adecuada en cada jugador para que salga a cancha a morir por la camiseta. Por qué no, echar algún cagamento o alguna mirada matadora de esas que acongojan. Pero señores míos, cuando Orenga se supone que riñe es como un chiste.
  • Sota, caballo y rey: una de las cosas que echo de menos también es la capacidad de improvisación. Juanan tiene plan A y punto. Si el plan A no sale no hay plan B ni C, ni mucho menos D o E. Con esto quiero decir que si ves que las cosas no salen con el planteamiento hecho, tienes que tener otras opciones. Orenga ni echa mano de esas opciones que en cierto momento pueden tener forma de jugador como Germán Gabriel, o Aguilar. También pueden tener forma táctica como jugar con la gente en sus posiciones reales. O puede tener forma de efecto sorpresa, planteando cualquier novedad táctica en un caso extremo aunque ni se haya entrenado jamás con el grupo, como puede ser un cambio defensivo (una mixta, una 1-3-1, una presión a toda cancha...). Aunque no se tenga ni idea de cómo hacerlo (cosa que me extraña), yo creo que en situaciones desesperadas uno busca estímulos, cambios de tendencia. Y si tiene que ser aparentando que defiendo de una determinada manera...malo será que no desconcierte a mi rival aunque solo sea por unos cuantos ataques. Nada de nada. La selección es lineal. Si les sale bien, genial, ganamos. Si les sale mal, no hay alternativas, al menos para Orenga. 
  • Rol Ponsarnau: recuerdo el Europeo U20 de Bilbao 2011 donde a pesar de quedar campeones, en gran parte gracias a Jesus Sala (y a Mirotic, por qué no decirlo), ya que los que pudimos vivir el campeonato en vivo muy de cerca y viendo las reacciones en el banquillo español, y cómo el actual entrenador de Clavijo le sacaba las castañas del fuego a Orenga en infinidad de ocasiones. En el caso de Jaume, es como si no estuviese, y eso se está notando porque a nuestro seleccionador se le ve en innumerables ocasiones más perdido que un pulpo en un garaje. 
JUGADORES SIN SANGRE

No quiero que sea un monólogo sobre Orenga aunque creo francamente que tiene gran parte del mérito del ridículo que hemos hecho en las tres derrotas que hemos cosechado, en partidos que teníamos ganados, los tres, tanto Eslovenia, como Grecia como Italia. Pero no convencemos y no somos capaces de mirar a la cara a nuestros rivales y meter miedo. Se ríen de nosotros porque saben que no vendemos cara la derrota incluso aunque parezca que lo tenemos todo a favor. 

Por eso me parece indigno el papel de varios de los jugadores que supuestamente son pesos pesados, y me refiero a Rudy, Ricky o Llull. Siempre en desacuerdo con los árbitros, con las decisiones del técnico, con todo. Parece que tienen el mundo en contra. Siempre he dicho que la agresividad hay que demostrarla con tu par, y que la mala leche tienes que sacarla con tu rival, no con el árbitro. Y lo de estos es cansino.

Por no hablar de la eterna promesa Victor Claver, y eso que ya ha hecho más de lo que esperaba de él, pero sigue sin espíritu, sin hambre, sin sangre y por ello Datome le pone un tapón yendo sólo a machacar, por eso se le escapa un balón de las manos cuando se dispone a tirar un triple, y por eso nunca le hemos visto enfadado.

Con Ibaka, Pau, Felipe, Navarro...no hacía falta sacar algo que los equipos que juegan contra nosotros sacan: huevos, cojones, narices...llamadlo como querais. Antes no hacía falta porque vivíamos de las genialidades aunque el rival abusase de ese argumento. Daba igual, si no era Fulanito, aparecía Menganito. Hoy no están, el nivel del grupo ha bajado y ahora sí necesitamos sacar esa garra que hasta el momento, nadie ha sacado, al menos contra alguien que no sea un árbitro.

Y lo peor de todo es que las generaciones que llegan sufren de este déficit, porque han crecido como campeones del mundo, campeones de Europa y subcampeones olímpicos. No han crecido como los de mi generación que nos teníamos que ir a dormir tras ver perder, como siempre, a España en el partido de cuartos y además jugando de manera maravillosa. Ahí es cuando se suplía la falta de calidad con empuje y ganas, no como ahora que siempre tiene la culpa cualquiera menos yo. 

Y...¿QUÉ RELACIÓN TIENE ESTO CON EL BASKET COLEGIAL?

Y decía al principio que en el fondo, todo esto, a lo mejor tenía algo de relación con el basket colegial y con esta breve explicación lo entenderéis: estamos en un momento de crisis en el que muchos jugadores están haciendo el petate y cruzando el charco para formarse en USA. Pero hablamos de jugadores secundarios, nada de internacionales de categorías de formación donde sólo Sebas Saiz (U19 y U20) jugará en NCAA y que por cierto, su salto de calidad ha llegado precisamente desde que se fue a norteamérica. Los chicos que se están yendo son aquellos a los que no se les puede garantizar un mínimo contrato semi-profesional, niños a los que piden que sacrifiquen su formación académica por una oportunidad entre un millón a cambio de absolutamente NADA. Jovenes a los que se les engaña. Y precisamente a esos del montón, a los que no se les puede dorar la píldora, son los que están abriendo los ojos y se embarcan rumbo a USA aunque sea a pequeñas universidades. Sin embargo los Willy Hernangómez, Jose Ignacio Nogués o Josep Perez, por nombrar alguno, para qué se van a ir a estudiar/jugar a la NCAA. Eso piensan ellos. Mejor quedarse aquí como ha hecho Hernangómez comiéndose partidos ACB y viajes de Euroliga para después verlos desde una posición privilegiada: el banquillo. Y lo peor y más importante, sacrificando los estudios porque aquí en este país se hacen las cosas así. Manda narices. ¿Pero que tienen en la cabeza nuestras jóvenes "promesas"? Con el cerebro lavado por mentes privilegiadas que sólo miran por el bien de su club/federación les quitan de la cabeza la idea de formarse en USA dándoles igual si la carrera baloncestística de ese chico llegará o no a lo más alto. Declaraciones como las del iluminado Angel Palmi argumentando que el jugador español "sólo pierde el tiempo yendo a NCAA. En España ya hay grandes entrenadores". Y no le quito la razón, haber los hay, pero lo que NO hay son grandes FORMADORES, y hay que darse cuenta de que muchas veces no todo es tan bonito y tu carrera como deportista se diluye y te ves con 22-23 años, sin un equipo donde jugar, sin un duro porque no te han garantizado nunca un contrato semi-profesional, cascado de tanto entrenar, y lo más importante, sin formación académica porque he vivido por y para un club que en el fondo, no me ha dado nada.

Pues esto os lo cuenta uno que lo vivió en primera persona, y así están las generaciones venideras que, no valoran nada. En el Mundial U19 de Praga pudimos conversar con los entrenadores de USA, Billy Donovan (Florida), Tony Bennett (Virginia) y Shaka Smart (VCU) (no hablo de 3 mindundis, sino de tres grandes técnicos de la liga colegial) y se les hacía la boca agua con los tres nombres que cité anteriormente. Reconocieron que serían titulares en sus universidades, de las más potentes del país. La otra cara de la moneda era cuando hablabas con los implicados, los jugadores, y cuando les preguntabas qué pensaban de irse a USA, se quedaban con una cara como diciendo: "¿A qué voy a ir yo a una universidad?".

Les da igual que lo que les ofrecen en USA es jugar al máximo nivel compaginando y garantizando una formación académica. Les da igual que les den una beca que entre tasas, alojamiento y mantenimiento supera los 60.000 euros anuales, que es más de lo que ellos han podido ganar en su corta carrera deportiva. Les da igual que les garanticen que dentro de 4 años volverían siendo mejores personas, mejores jugadores y con un título universitario por si falla el plan A (ser profesional de este deporte), que al menos haya plan B que es la reinserción laboral, que digo yo, no hace falta ser muy listo, será menos compleja si al menos tienes formación. Les da igual que les digas que en 4 años en USA abres muchas puertas y haces muchos contactos allí por si el día de mañana, por lo que sea, no puedo vivir del basket. Y sino que se lo digan a Jorge Saiz, actual Director de Operaciones de la Universidad de Florida Atlantic. A muchos no os suena su nombre verdad? Pues es un ejemplo de los muchos que no ha llegado a la élite y gracias a su formación en USA, se gana la vida allí con un gran puesto, y con un trabajo relacionado con lo que más le gusta, el basket.

Yo soy de los que piensa que un jugador si tiene que llegar a la élite, va a hacerlo, haya NCAA por medio o no, con lo cual...mejor intentar llegar a la cima, pero con un título universitario debajo del brazo y 4 años de crecimiento personal de un valor incalculable.

Pues a esto me refiero queridos lectores, de donde no hay no se puede sacar. Mientras sigamos con esa mentalidad de "yo ya lo se todo" y no seamos humildes como éramos en los 90...será complicado salir del bache deportivo que se avecina. Y seguiremos viendo cómo equipos inferiores en calidad nos ganan solo porque mueren en la cancha. Ese es el basket que a mi me llena. Denme 12 gladiadores y no 12 divos. Denme 12 guardias pretorianos y no 12 llorones. Y por Dios, pongan a alguien al mando con autoridad, con personalidad, y sobretodo...con experiencia.




3 comentarios:

Luis Alberto Riancho dijo...

Amén en todo, y sobre todo en el tema de agresividad. La única hostia en condiciones que he visto pegar a un jugador rival ha sido por parte de Germán Gabriel durante los 6 minutos que jugó contra Finlandia. Salvaremos a Marc, porque al hombre le están metiendo lija de lo lindo y sigue dando la cara, y algún momento de Calderón.

Lo del tema de Claver es para darle de comer aparte. Es un tipo que gusta a la federación y nadie sabe por qué. Ese tipo de jugador que lleva habiendo desde hace algún tiempo y que va a la selección sí o sí, aunque no lo merezca, y para más INRI, juega minutada. ¿Quién se explica que vaya este carcamal y no esté Nacho Martín (MVP de la ACB) en la lista? ¿O que Germán Gabriel haya disputado 25 minutos en 8 partidos mientras que Claver de media casi 18 (y éso que contra Polonia y Georgia apenas jugó)? Que sí, que es un gran defensor (aunque habría que analizarlo en detalle) y blablabla, pero es muy malo y, además, como comentas, tiene menos sangre que un mirueyo.

Creo que la gente que entienda un mínimo de baloncesto sabe que no puede exigirle a esta selección que repita las gestas de otras competiciones. Faltan Pau, Navarro, Felipón, Ibaka... jugadores que pasarán a la historia del baloncesto y que en su lugar, con todos mis respetos, van Pablo Aguilar o Xavi Rey.

Pero sí que se les debe exigir, a todos ellos, tal y como dices, agresividad, sangre y que se dejen todo en la cancha y la gran mayoría no lo está haciendo.

Orenga no transmite nada, ni para bien ,ni para mal, nada. Es otro tío que cayó en gracia en la selección, al igual que Claver. Tipos que no hacen mucho ruido y no estorban, pero tampoco aportan, ése es el problema.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con ambos en muchas cosas , aunque quiero matizar el tema claver , nadie espera de el nada mas que sea un correcto jugador de rotacion , y eso lo esta haciendo bien. Veo peor que Rudy y LLull no se han echado el peso anotador encima tras la ausencia de Navarro. Ese si que es la BAJA de esta seleccion , sobre todo en finales apretados que hemos tenido tres con funestas consecuencias los tres.
Respecto al baloncesto americano amen, conozco un caso cercano y estoy completamente de acuerdo ya que no llego a ser profesional del basket pero tiene un buen puesto directivo debido a su formacion

Peter Mihm dijo...

Un buen y completo repaso, sí señor.